La gripe y la neumonía son enfermedades infecciosas respiratorias de riesgo, puesto que pueden producir complicaciones médicas en pacientes con patologías crónicas. Las personas que padecen una enfermedad cardiovascular están entre los principales grupos de riesgo que incluye el Ministerio de Sanidad, Seguridad Social y Consumo dentro de la campaña de vacunación de la gripe estacional. Las vacunas antigripales protegen contra el agravamiento de los síntomas de la ECV (como el infarto de miocardio o la insuficiencia cardíaca), mientras que las vacunas antineumocócicas protegen de enfermedades como la neumonía.

Por ello, desde Cardioalianza organizamos las jornadas informativas “La vacunación en las enfermedades cardiovasculares” en diferentes puntos de España dirigidas a personas con enfermedades cardiovasculares. Especialistas médicos y/o farmacéuticos hablarán sobre la prevención de la gripe y la neumonía. Estas jornadas son gratuitas para todas aquellas personas interesadas. Se desarrollarán en: AvilésVitoriaOntinyentBarcelona, Gicor, Málaga, A Coruña, y Sevilla, con la colaboración de las asociaciones Cofradía del Colesterol Bueno, HDL; Corazón Sin Fronteras País Vasco; Corazón Sin Fronteras Barcelona; APAM,  ASPACASE, Asociación de Pacientes Cardiópatas y Anticoagulados de A Coruña (APACAM) y AMCA. Ver toda la información aquí.

El papel del paciente en la prevención

El paciente y la actitud que éste tenga es importante en la prevención del agravamiento de los síntomas en la enfermedad cardiovascular. Es importante tomar la medicación y seguir un estilo de vida saludable, evitando el tabaquismo, alcoholismo y sendentarismo, así como manteniendo una dieta baja en sal y grasas saturadas. Vacunarte también forma parte de la prevención. Desde la OMS recuerdan que los efectos secundarios de las vacunas generalmente son leves y desaparecen solos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar las siguientes acciones para prevenir el contagio de la gripe y otras enfermedades contagiosas:

  • Lavarse las manos con frecuencia y secarse correctamente.
  • Cubrirse la nariz y la boca al toser, y estornudar con pañuelos y desecharlos posteriormente.
  • Autoaislarse rápidamente en caso de malestar, fiebre u otros síntomas gripales.
  • Evitar el contacto con personas enfermas.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.

Vacunación de personal sanitario

El personal sanitario debe también vacunarse contra la gripe y otras enfermedades, según indicaciones del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, debido a que están más expuestos a enfermedades inmunoprevenibles y mantienen contacto con personas vulnerables a las que pueden contagiar. Además, otros grupos de riesgo que deben vacunarse son: las personas que cuidan o atienden a pacientes de alto riesgo o mayores, personal de instituciones penitenciarias y centros de inmigrantes, personal de centros de educación infantil, y personas que trabajan en los servicios públicos (bomberos, Cuerpos de Seguridad del Estado y Servicios de Emergencias).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies