El 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Parada Cardíaca, una iniciativa que partió del Parlamento Europeo en el año 2013 con el objetivo de difundir la importancia de conocer la reanimación cardiopulmonar (RCP) entre la población en general. Este año, se celebra bajo el lema “Todos los ciudadanos del mundo pueden salvar una vida” y desde Cardioalianza también nos unimos a esta celebración recordando cómo se debe hacer correctamente la RCP y cómo utilizar un desfibrilador.

Pasos a seguir en una RCP

Según la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), en el caso de que alguien sufra una parada cardíaca se debe de hacer lo siguiente:

  1. Comprobar que la víctima responde y respira con normalidad. Para ello, debes de retirarle la cabeza hacia atrás y elevar el mentón. Si no respira bien, debes comenzar con la RCP.
  2. Llama al 112 y sigue sus instrucciones. El personal sanitario te guiará cómo hacerlo y, si es posible y hay más gente que te acompañe, pide que busquen un DEA.
  3. Comprime el pecho del paciente de la siguiente forma:
  • Coloca ambas manos sobre el centro del pecho.
  • Comprime el pecho entre 5 y 6 cm a 100-120 veces por minuto. Puedes hacer 2 ventilaciones de rescate cada 30 compresiones, si no sabes hacerlo, comprime el pecho de forma continua.
  • Hazlo sin miedo, no le harás daño y continúa hasta que lleguen los Servicios de Emergencias.

Cómo utilizar un DEA

Los denominados DEA (Desfibriladores Automáticos) o DESA (Desfibriladores Semiautomáticos) son los dispositivos de reanimación cardiopulmonar de uso público que suelen situarse en zonas de fácil acceso y en cualquier sitio público. La obligatoriedad de su colocación difiere entre Comunidades Autónomas, pero hay un marco común de obligatoriedad aprobado por Real Decreto en 2009. Algunos DEA ofrecen la llamada al 112 dentro de la propia vitrina del desfibrilador o están directamente conectados y tienen geolocalización para facilitar la llegada de los Servicios de Emergencia.

El propio DEA indica los pasos a seguir. Lo primero que debes hacer es colocar los parches en el cuerpo de la persona afectada según indica el dibujo de instrucciones que acompaña al dispositivo. Tras colocar los parches, el desfibrilador te indicará que no muevas a la víctima y que comiences a realizar las compresiones. Para ayudarte, el DEA tiene un metrómetro para ayudarte con el tiempo de las compresiones. El dispositivo solamente realizará las descargas si es necesario.

Continúa realizando la RCP hasta que lleguen los sanitarios. No tengas miedo, solamente con seguir las instrucciones y llamar al 112 ya salvas una vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies