La asociación Cardioalianza celebra el III Congreso de Pacientes en Sevilla dentro de las acciones del Día Mundial del Corazón

  • Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en España, de forma similar a lo que ocurre en los países se nuestro entorno, por delante del cáncer o las enfermedades del sistema respiratorio
  • El 80% de las enfermedades cardiovasculares se podría prevenir con un estilo de vida cardiosaludable
  • “Las organizaciones de pacientes demandamos un papel protagonista en las decisiones que afectan a nuestras familias”, señala la presidenta de Cardioalianza

 

Los días 14 y 15 de septiembre tuvo lugar en la ciudad de Sevilla el III Congreso para pacientes con enfermedades cardiovasculares organizado por Cardioalianza, un evento en el que se han dado cita pacientes y familiares, reconocidos expertos nacionales, profesionales sanitarios, miembros de organizaciones de pacientes y representantes de la administración autonómica, convirtiéndose así en el punto de encuentro de las organizaciones de pacientes cardiovasculares para consensuar sus acciones conjuntas. Esta actividad se enmarca dentro las acciones que Cardioalianza organiza con motivo del Día Mundial del Corazón que se celebra el próximo 29 de septiembre.

Como recuerda Maite San Saturnino, presidenta de Cardioalianza, las enfermedades cardiovasculares (ECV) son un conjunto de patologías diferentes, como la cardiopatía coronaria, la enfermedad cerebrovascular, las cardiopatías congénitas, la insuficiencia cardiaca, la trombosis venosa profunda o la embolia pulmonar. “Lo positivo es que la mayoría de estas patologías podrían prevenirse actuando sobre los llamados factores de riesgo, como el consumo de tabaco, las dietas malsanas y la obesidad, la inactividad física, la hipertensión arterial, el colesterol, la diabetes y el aumento de los lípidos. Tenemos un reto importante como sociedad y es nuestra responsabilidad actuar ya”, subraya San Saturnino.

En el año 2014 casi tres de cada 10 muertes registradas en España (29,66%) se debieron a una enfermedad cardiovascular, según un informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicado en marzo de 2016[i]; situándose por delante del cáncer y de las enfermedades del sistema respiratorio. Con más de 100.000 muertes anuales, este grupo de enfermedades representan además la primera causa de hospitalización (por delante incluso de las causas obstétricas).

 

Proporciones epidémicas

Tras el acto inaugural llevado a cabo por D. Fernando Martínez-Cañavate García-Mina, jefe del Servicio de Salud del Área de Bienestar Social y Empleo del Ayuntamiento de Sevilla, D. José Aguirre, Presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones de Enfermos de Corazón, Dña. Maite San Saturnino, Presidenta de Cardioalianza, y Dña. Josefa Ruiz, Secretaria General de Salud Pública y Consumo, el Dr. Rafael Hidalgo, director del Plan ECV de Andalucía ha ofrecido datos para situar las enfermedades cardiovasculares en la actualidad: “En la mayor parte de los países europeos, aproximadamente entre el 30 y el 40% de la población que muere antes de los 74 años lo hace por ECV”. “En Europa, las ECV, han alcanzado proporciones epidémicas, para que os hagáis una idea, tienen el mismo impacto que la epidemia de Peste en la Edad Media”. En estos últimos 10-15 años, y gracias a los planes específicos diseñados frente a ellas y a las mejoras en los cuidados de salud, se ha producido un descenso de la mortalidad global cardiovascular entre el 15 y el 20%. Sin embargo, este descenso de la mortalidad se acompaña de un aumento de la morbilidad y del número de reingresos y reintervenciones: esta situación se deriva de la mayor supervivencia de los pacientes y del aumento de la esperanza de vida y constituirá un auténtico reto que han de abordar los sistemas sanitarios.

El Dr. Hidalgo ha dado a conocer que la paradoja española de mortalidad por enfermedades cardíacas es que incide más en el sur que en el norte y ha destacado que “el 80% de las enfermedades cardiovasculares se podrían prevenir con un estilo de vida cardiosaludable”. San Saturnino recuerda que “las organizaciones de pacientes hemos nacido para cubrir las necesidades de pacientes y familiares, pero también para tender puentes de colaboración con la Administración y los profesionales sanitarios. Queremos participar en todas las decisiones que nos afectan, tomando parte en la planificación y mejor gestión de los servicios”.

 

Factores de riesgo y retos de las principales ECV

Durante los dos días de congreso han tenido lugar 4 mesas con diferentes ponencias, en las que se han destacado la estrecha relación de las ECV con la diabetes, los factores de riesgo como el colesterol, la hipertensión y obesidad, la importancia de que el paciente con ECV esté vacunado de enfermedades como la gripe y el neumococo, por su mayor sensibilidad y propensión a contraer estas enfermedades, y lo fundamental de contar con un paciente formado que conozca lo que le pasa y lo que le puede llegar a pasar, ambos puntos fundamentales para que se implique en su propia enfermedad y tratamiento.

De hecho, estos factores de riesgo modificables son responsables de, aproximadamente, un 80% de los casos de cardiopatía coronaria y enfermedad cerebrovascular y hasta el 90% de los infartos, según estima la Sociedad Española de cardiología (SEC). Según datos del INE, por sexos, las enfermedades isquémicas del corazón fueron la primera causa de muerte en los hombres y las enfermedades cerebrovasculares en mujeres.

También se han puesto sobre la mesa cuáles son los retos prioritarios de futuro de algunas de las ECV más prevalentes. Temas como la insuficiencia cardiaca, las valvulopatías, la fibrilación auricular o la cardiopatía isquémica han dado lugar a un intenso debate entre profesionales y pacientes. La insuficiencia Cardiaca (IC) es la cuarta causa de muerte en nuestro país y la vía común de todas las enfermedades del corazón, esto ha hecho que se vuelva una epidemia sanitaria en la que el sistema gasta entre el 1’5 y el 2% de su presupuesto, la mayoría por ingresos hospitalarios, suponiendo 1 de cada 50 pacientes que ingresan y sabiendo que no todos los hospitales españoles cuentan con unidades de IC.

Más de 4.000 niños y niñas nacen cada año en España con cardiopatía congénita y el Congreso ha servido también de punto de debate entre profesionales sanitarios, pacientes y familiares, para mejorar la gestión de la transición del niño/a al adulto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR