Este mes de mayo se cumplen 40 años desde que el Hospital Sant Pau de Barcelona realizó el primer trasplante de corazón exitoso. La intervención tuvo lugar durante la noche del 8 al 9 de mayo de 1984 y fue liderada por los cirujanos Josep Maria Caralps y Josep Oriol Bonín.

Desde 1984 se han llevado a cabo aproximadamente 650 trasplantes de corazón en este hospital, y su Unidad de Cardiopatías Congénitas del Adulto es un referente nacional.

El pasado 9 de mayo el hospital organizó una jornada científica para celebrar estos 40 años. Asistieron los miembros del equipo que hicieron posible este logro y los actuales integrantes del Servicio de Cirugía Cardiaca del hospital. También asistieron cerca de un centenar de pacientes trasplantados de corazón y representantes de varios hospitales catalanes, la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), la Organización Catalana de Trasplantes (OCATT) y diversas asociaciones de pacientes.

El director del Servicio de Cirugía Cardiaca actual, Antonio José Ginel, destacó no solo el trasplante en sí, sino la labor de coordinación y logística realizada en ese año. Subrayó la importancia de todos los profesionales involucrados en el proceso, desde quienes han tratado al paciente durante años para asegurar que llegue en buenas condiciones al trasplante, hasta los equipos que participan en la cirugía, el postoperatorio y el seguimiento posterior.

Las cardiopatías congénitas representan situaciones muy complejas desde un punto de vista técnico, ya que estos pacientes suelen haber sido intervenidos varias veces y su anatomía puede estar alterada desde el nacimiento o como resultado de cirugías previas, o ambas cosas. Actualmente, el Hospital Sant Pau cuenta con la Unidad Integrada de Cardiopatías Congénitas del Adolescente y el Adulto, en colaboración con el Hospital Vall d’Hebron, que atiende a pacientes pediátricos y realiza cirugías congénitas en adultos que no son trasplantes, convirtiéndose así en un centro de referencia para estas patologías.

Hoy en día, la mayoría de los niños con cardiopatías congénitas llegan a la edad adulta, algo que era prácticamente imposible hace 20 o 30 años. En el Hospital Sant Pau se interviene a una alta proporción de pacientes adultos provenientes de la Unidad de Cardiopatías Congénitas.

Ginel remarca la importancia de la coordinación entre todos los equipos que intervienen en el proceso de trasplante de corazón, enfatizando que deben estar completamente sincronizados para asegurar el éxito del procedimiento.

FUENTE:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies