El 14 de marzo se celebró el Día Europeo de Prevención de Riesgo Cardiovascular y el Día Mundial del Riñón y, para conmemorarlo, Cardioalianza, la Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades Renales (ALCER), la Federación Española de Diabetes (FEDE), junto con varias sociedades médicas y AstraZeneca, organizaron el espacio de salud “Health Test Store” de información y sensibilización a la población sobre la relación existente entre las enfermedades cardiovasculares (ECV), la enfermedad renal crónica (ERC) y las enfermedades metabólicas. El evento puso el foco en la importancia que tiene la educación, la prevención y la detección precoz de las enfermedades metabólicas (como la diabetes tipo II o la obesidad), que son factores de riesgo comunes a las ECV y las enfermedades renales, y que no dan señales de peligro hasta que debutan con síntomas importantes.

El Síndrome cardio-renal-metabólico (CVRM) se define como un trastorno sistémico del que confluyen factores de riesgo metabólicos, renales y cardiovasculares, que llevan a una disfunción multiorgánica y a un aumento de complicaciones, sobre todo cardiovasculares. De esta forma, tener una afectación cardiovascular, renal o metabólica aumenta el riesgo de desarrollar otra de estas y, asimismo, la prevención de cualquier de estas enfermedades actúa también de prevención de las demás.  

Este síndrome es consecuencia de la prevalencia históricamente alta de obesidad y diabetes tipo II tanto en adultos como en jóvenes. La diabetes tipo II y la obesidad son condiciones metabólicas que también son factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares. En este sentido, hay que tener en cuenta que la causa de muerte más común en personas con diabetes tipo II y enfermedad renal crónica es la enfermedad cardiovascular y más del 60 % de las personas con enfermedad renal crónica tienen enfermedad cardiovascular.

En la ECV, los pacientes con insuficiencia cardiaca (IC) sufren muchas veces de otras enfermedades, como diabetes tipo II o la ERC. En relación con esta última, en muchos casos se produce el síndrome cardiorrenal, que refleja el deterioro crónico de la función del riñón como consecuencia de un deterioro crónico de la función cardíaca. El empeoramiento de la función renal en la IC crónica se relaciona con un peor pronóstico y con hospitalizaciones de mayor duración. Más del 40% de los pacientes con insuficiencia cardíaca tienen también enfermedad renal crónica y alrededor de un 40% de los pacientes hospitalizados por insuficiencia cardiaca tienen diabetes. 

Ante estos datos, desde Cardioalianza creemos que es fundamental concienciar a los pacientes y a la población en general sobre los factores de riesgo comunes asociados a estas enfermedades. “En este sentido, las asociaciones de pacientes ejercemos un rol muy importante en la capacidad de ofrecer información relevante y efectiva al paciente, ya que se ha visto que la relación entre personas que están en la misma situación y una comunicación ‘de igual a igual’ ejerce un efecto positivo en la evolución de la enfermedad. Iniciativas como “Health Test Store”, nos permite aunar esfuerzos con otras asociaciones para acercarnos, juntos, a la sociedad para informar sobre la importancia de la prevención de los factores de riesgo asociados a las enfermedades cardio-renal-metabólicas, enfocándonos en la detección precoz y el control de la diabetes y la obesidad”, señala Tomás Fajardo como presidente de Cardioalianza. “Además de la concienciación del propio paciente, para lograr un diagnóstico precoz de estas enfermedades es crucial realizar un mayor cribado de los factores de riesgo comunes (HTA, diabetes, obesidad, etc.), ya que solo así evitaremos el desarrollo de enfermedades cardiovasculares o renales”, añade Tomás.

Desde Cardioalianza también se señala que es fundamental que estos pacientes tengan un manejo integral y multidisciplinar, con un enfoque unificado de la pluripatología del paciente desde las primeras etapas de la enfermedad, tanto desde atención primaria como hospitalaria, que vaya, además, acompañado de estrategias encaminadas a promover cambios en el estilo de vida y la pérdida de peso, que permitiría mejorar la calidad de vida y las condiciones de todos estos pacientes.

FUENTES:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies